viernes, 22 de julio de 2011

LA EXPERIENCIA RELIGIOSA DE JESÚS.

Jesús no impresionaba a las gentes con lo que decía, ni por lo bien que lo decía. Ya que Él dijo, que lo que decía eran cosas que, quedaban ocultas para los "sabios y entendidos"(Mt 11,25) y cosas que paradójicamente la saben los "pequeños", los ignorantes, los sencillos.

Esto, justamente, es lo que le ocurrió a Jesús. La experiencia religiosa le cambió. pero lógicamente no lo cambio en "sabio", sino en "sencillo". Y lo que enseñaba era la sabiduria de los últimos, de los nadies, de los excluidos. Es el saber en el que el "ser" y el "deber ser" no se pueden disociar.

A esa sabiduría de los sencillos, le tenemos posiblemente todos. Porque posiblemente si de veras la asumiéramos, cambiarían radicalmente muchas cosas al nuestro alrededor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario